Cumples para todos los bolsillos

Publicado el : 30/05/2019 10:04:05
Categorías : Celebraciones , Información y Consejos

Cumples para todos los bolsillos

Llega el día del cumple de los reyes y reinas de la casa pero ¿cómo conseguimos contentar a todos y que los bolsillos no se queden agujereados para todo el mes? Esta semana os hablamos de algunas ideas estupendas para que los cumples dejen de ser semi bodas con lista de regalos  y volver a lo que siempre fueron: ¡un día feliz para tus peques!

En primer lugar, ya te puedes ahorrar las invitaciones mandando una fotito por WhatsApp. Lo sabemos, igual no es tan cuqui pero sí más económico y funcional.

Tampoco pasa nada si pasamos de los globos y decoraciones compradillas porque, ¡te las puedes hacer tú mism@! Aquí te dejamos un bonito tutorial para que te hagas un máster en guirnaldas caseras. Si aun así quieres comprar algún detallito pequeño, ¡tampoco pasa nada!

Tema comida. No nos volvamos locos. Unas tortillas de patatas, unos tomates aliñados, unos bocadillitos variados, papas y la tarta de chocolate y galleta de toda la vida con sus velas y todo bien. De bebida agua, por favor. ¡Cuanto más tarde prueben los refrescos mejor!

Hacer fiestas conjuntas con los niños y niñas del mismo mes de su clase. ¿Suena bien, verdad?, es una gran idea para compartir gastos y regalos. Además, mucho mejor si se pide a los asistentes que pongan dos o tres euros para el regalo y que con lo recaudado se le compre un detalle al niño. Ellos se acordarán de sus amigos y de la tarta, el regalo acabará en la pila de juguetes antes o después. Acuerda con otros padres la mejor fecha para celebrarlo y todo será más fácil y repartido.

¿Y qué tal si vamos al parque y nos dejamos de parques de bolas? Nada en contra de ellos (bueno, la limpieza), pero pensamos que una excursión al parque llenos de pelotas, cuerdas y pomperos es de lo más barato y divertido para todos.

Lo mejor para darle vida a la fiesta es preparar unos juegos tradicionales: La zapatilla por detrás, la cuerda, el escondite, una pequeña competición, practicar algún deporte, el pañuelo o las carreras de sacos de siempre. El huevo y la cuchara es el clásico juego de poner una cuchara en la boca y llevar un huevo hacia una meta o pasarlo a otro compañero sin que se rompa y el tiro al bote está chupado de hacer con latas de bebida vacías. Haz una pirámide con ellas para que demuestren su puntería con una pelota de tenis, ¡les chifla!. Avisa a los demás papis de que vengan disfrazados los niños si les apetece. Siempre les gusta imaginar en sus juegos y el punto de ir disfrazados es un extra para todos, ¡incluso pueden intercambiarlos!

Con un móvil y un altavoz portátil para poner algo de música te solucionas traer animación para la fiesta, en realidad nunca nos hizo falta de pequeños, ¿por qué iba a cambiar la historia ahora? Preparando una playlist con las canciones favoritas de los peques te aseguras unos bailes con los pequeños.

Comprar vasos, bandejas y platos de plástico es un gasto pequeño, pero un gasto y, además, muy contaminante. Si se quiere ahorrar en este aspecto y ser originales, una buena idea es sacar la vajilla de verdad, pero sin emparejar, es decir, mezclar platos de varios tamaños y colores, cubiertos de diferentes cuberterías, vasos de todas las formas y tamaños. Incluso los tarros de mermelada o legumbres (bien lavados, eso sí) pueden convertirse en vasos muy atractivos para los invitados pequeños y grandes. Lo importante es elegir las combinaciones correctas. El resultado será único, como son ellos.

Un modo de tener entretenidos a los niños y de paso enseñarles a cuidar el planeta, es organizar juegos o pruebas para separar los residuos. Por ejemplo, el equipo amarillo se encarga de recoger los plásticos, el verde lo orgánico y el azul los papeles y cartones y todo al contenedor correspondiente, ¡claro! El vidrio al contenedor verde, envases de plástico y metal al amarillo, papel al azul y orgánicos al marrón, ¿todo claro?

Dedica un rato a pensar en la lista de invitados y resiste la tentación de invitar a todo el bloque en el último minuto. Cuantos más invitados tengas, mayor será el gasto y si se trata de una fiesta infantil, lo mejor es ajustar la lista a quienes sabes que disfrutarán de la fiesta y sobre todo, que tu hijo la haga contigo. ¿Quién mejor que él o ella para decidir quién viene? Para el presupuesto, te recomendamos pensar cuánto puedes y quieres gastar por invitado y no salirte de ese margen.

Las bolsitas de chuches con el dibujo del tema de la fiesta también suelen ser caras y acaban de inmediato en la papelera, como mucho les damos cinco minutos de vida. Además, los niños ya suelen llevarse demasiados caramelos. En su lugar, podrías hacer dibujos con tu hijo en casa y regalárselos a los invitados con el nombre de la persona.

Otra idea es hacerles fotos tipo Polaroid (o digitales si puedes imprimirlas rápido) a los niños mientras están en la fiesta y hacer marcos de cartón para que los decoren. Fruta recubierta de chocolate de postre siempre es mucho mejor que cualquier bolsita de chuches de kiosko. Si al final decides ponerlas, una buena idea es meterlas en botes de cristal de mermelada. Solo identifica cada bote con una tarjeta con el nombre de cada golosina, atada con una cuerda. Si puedes colocar los botes en escalera, quedarán más vistosos y estarán encantados con su regalito. Otra opción es una pequeña maceta con tierra y semillas para llevar vida a su hogar. Un recuerdo lleno de buena energía y que además requiere de los cuidados de los más pequeños. Agua, cariño y sol hará que su plantita crezca y no olviden el cumple de su amiguita nunca.

Lo importante es tu peque se divierta, y que no te dejes envolver por el consumismo que nos invade hoy en día. Simplemente con la presencia de sus seres queridos y una tarta, va a ser feliz. ¿Apostamos?