De pies a cabeza

Publicado el : 05/09/2019 17:48:29
Categorías : Educación Infantil

De pies a cabeza

Si ya vas de cabeza con los preparativos del cole, ¡recuerda, por un momento, que también hay pies! Los zapatos son accesorios importantísimos para la salud integral de todas las personas, y tus peques van a correr, saltar y disfrutar todo el año en el cole y en los parques. Entonces, ¿por dónde empezamos? Por los pies, claro. En primer lugar vamos a responder dos preguntas fundamentales:

 

¿Para qué sirven los zapatos?

 

Los zapatos son una prenda de vestir que sirve para proteger el pie del frío y de los posibles golpes. No se consideran un elemento indispensable, de hecho los bebés sólo necesitan calcetines en invierno para protegerse del frío. Así que si es el caso ya lo sabes, ¡te puedes ahorrar las botitas de 20 euros de la talla 16!

 

¿Por qué el calzado infantil debe ser diferente?

Porque el niño es hiperlaxo, es decir, que sus articulaciones son muy blandas, es lo que los médicos denominan «pie plano-laxo infantil», esta situación se considera normal hasta aproximadamente los tres años. Por ello, es importante que tengamos en cuenta el calzado que compramos, más vale pocos pares y de calidad que muchos y malos.

 

¿Cuál es el calzado recomendable para favorecer un correcto desarrollo del pie?

 

A partir de los  tres  años, cuando el niño comienza a mejorar su tono muscular, empieza a formarse el puente de la planta del pie.

 

Las recomendaciones pediátricas para un correcto desarrollo de los pies son:

 

– Que los zapatos sean ligeros y bajos, mejor que las botas.

 

– Que la parte delantera tenga una forma cuadrangular y con anchura suficiente para dejar libertad al movimiento de los dedos.

 

– Que el zapato no quede justo, se aconseja una distancia de 1 a 1,5 cm. entre la punta del dedo gordo y la punta del zapato.

 

– La suela debe ser de un material que evite que el niño pueda resbalar y sobre todo debe ser flexible, preferentemente en la mitad anterior, zona que se flexiona al caminar, y de esta manera ejercitamos la musculatura del puente del pie.

 

– El contrafuerte debe ser reforzado para sujetar mejor el tobillo dando más estabilidad al pie y la tendencia natural de girar los pies hacia adentro al caminar.

 

– El material de confección debe ser transpirable y vigilar que no provoque rozaduras en la piel para evitar heridas, eczemas y sobreinfección por hongos.

 

– Mejor zapatos fáciles de quitar y poner, que faciliten la autonomía del niño.

 

¿Es recomendable utilizar todo el día los zapatos deportivos?

 

Cualquier tipo de calzado: zapato, sandalia cerrada, calzado deportivo… es adecuado siempre que cumpla los requisitos mencionados.

Sería recomendable que para hacer deporte tuvieran unas deportivas para esta tarea y cambiar calcetines y zapatos después de su práctica para mantener los pies lo más secos posibles. Se recomienda tener un par de zapatillas deportivas para alternarlas y ventilar adecuadamente.

 

¿Que debemos tener en cuenta cuando vamos a comprar los zapatos?

 

– Revisar periódicamente el tamaño del zapato. En estas edades el pie crece rápido y puede cambiar de numeración sólo en tres meses.

 

– No es bueno aprovechar los zapatos de otro niño. El zapato se amolda a cada pie en particular.

 

– Los zapatos deben ser cómodos desde el primer momento, se debe probar siempre los dos pies y con el niño de pie.

 

– Es mejor comprarlos por la tarde. Hay una diferencia del 4% del volumen del pie respecto de la mañana.

 

Ante la eterna pregunta: ¿es malo que los niños caminen descalzos por casa?

 

No es desaconsejable que lo hagan, solo tenemos que vigilar que la temperatura y las condiciones de la superficie del suelo lo permitan y procurar que no puedan resbalar o lesionarse los dedos. De hecho es muy recomendable que caminen descalzos por la playa para estimular la musculatura de la planta del pie.

 

Además del calzado, debemos vigilar otros aspectos relacionados con la salud de los pies.

 

– Que los calcetines no opriman y sean de tejidos naturales.

 

– Fomentar actividades al aire libre como excursiones que además favorecen la convivencia y los hábitos saludables.

 

– Para los niños que gatean pueden encontrar unos zapatos con puntera reforzada para evitar lesiones en los dedos.

 

– Ciertas patologías ortopédicas requieren de zapatos especiales u órtesis (plantillas, taloneras, alzas) que siempre serán recomendadas por el especialista.

 

Sabemos que los niños van a correr sin parar y van a darles uso a tope, así que revisando cada poco tiempo las suelas y veremos cada cuánto es necesario cambiarlos. Te vamos a visar de algunos errores comunes a la hora de comprar zapatos infantiles para que NO los cometas:

 

     Comprar un único par de zapatos por temporada

 

Si solo tienen un par de zapatos y lo llevan todos los días, imagínate lo que le pueden durar con el trote. Salir a jugar al parque, correr en el patio de colegio… no nos durarían una semana ni a nosotras. Es conveniente alternan por lo menos dos pares de zapatos, porque del sudor se mojan y es bueno dejarlos secar y airearlos para evitar hongos.

 

Si el zapato infantil se coge de la talla adecuada, en un bebé aproximadamente le durará cuatros meses hasta los tres años que podrán pasar la temporada con la misma talla. Además es conveniente esta alternancia entre varios pares de zapatos, para evitar también el mal desarrollo o formación de la planta del pie.

 

 

     Coger el zapato una talla más grande para que le venga el año que viene

 

Esta es un clásico de todo padre y madre previsor (a) pero, ¿en qué beneficia estar meses o un año llevando el zapato grande. Al niño no,m eso seguro.

 

     Comprar zapatos baratos

 

Ni para adultos ni para niños. El mercadito es maravilloso para muchas cosas, y no lo es para comprar calzado la mayoría de las veces, un zapato infantil barato probablemente lleve los forros sintéticos y se le estropee antes. El zapato infantil debe ser sobre todo de piel, con contrafuerte armado y que vayan cómodos y bien calzados para ayudar al desarrollo de los pies.

 

     El uso diario del zapato deportivo por su comodidad

 

Los especialistas recomiendan alternar el tipo de zapato o zapatilla, así que ni siempre deportivas ni siempre zapatos.

 

     Para el colegio los zapatos con cierre de velcro son los mejores

 

La opción cremallera o con parte delantera elástica es igual de válida y cómoda.

 

     Los calcetines no hacen falta en el calzado de verano

 

¡Error!, unos finitos de algodón evitarán rozaduras, sudoración e hinchazón excesiva de los pies. Bonitos pies, pequeños pies, ¡cuidémoslos!

 

Fuentes: Hospital de nens