La vida es juego: ¿solos o acompañados?

Publicado el : 21/03/2019 09:38:47
Categorías : Información y Consejos

La vida es juego: ¿solos o acompañados?

¿Cuándo empiezan a jugar nuestros hijos? A veces los propios padres y madres no somos conscientes del momento en el que nuestros peques empiezan a jugar.  Prácticamente desde las seis semanas de vida los bebés descubren que pueden mover partes de su cuerpo aunque aún desconocen cómo o por qué. Y éste es precisamente el momento en el que descubren sus manitas y desde ahí, la vida es juego.

El juego en solitario y libre, sin la intervención madres, padres u otros educadores,  ofrece grandes beneficios en el desarrollo cognitivo de nuestros hijos. ¿Por qué?, porque aumenta su independencia y autonomía, da rienda suelta a su fantasía y permite que tomen sus propias decisiones sin miedo a equivocarse.

Hay algunos juegos que invitan a la creatividad de los más pequeños gracias a sencillas pautas de aprendizaje, ¿cuáles?, empezamos:

Puzzles

Los hay de diversas formas y temáticas, estos son algunos de nuestros favoritos para los más peques:

Cubo encaja formas de madera con reloj y ábaco: Estimula el razonamiento del bebé, así como la coordinación ojo-mano. Las piezas incluidas tienen el tamaño adecuado para ser cogidas y manipuladas por tu hijo.

Puzlenúmeros: Divertido puzzle de madera con 6 figuritas encajables para que el peque mejore la psicomotricidad fina en sus ratitos de juego en solitario o acompañado. ¡Qué divertido intentar encajar cada pieza en su lugar!

Puzzle alfabeto de madera: un modelo de puzzle de madera con las letras del alfabeto que enseña a la vez que divierte.

Los niños, como los adultos, necesitan sus espacios, así que si vemos que están concentrados disfrutando del juego es preferible observarles y permitir que vayan adquiriendo su autonomía. Puede ser que muchos niños no quieran jugar solos, ¿será porque no han tenido la oportunidad de aprender a hacerlo? Si los peques quieren que seamos parte activa de sus juegos y sus actividades en todo momento también están perdiendo la oportunidad de desarrollar su capacidad de juego en solitario. Niños que nos reclaman continuamente. En cierto modo esto puede ser una señal de que nos necesitan, un modo de llamarnos la atención y de asegurarse de que siguen siendo lo más importante de nuestras vidas, claro. Pero es de gran importancia que les permitamos momentos de juego en solitario y que vayan aprendiendo.

Construcciones

Construir es otra de las actividades de juego que nuestros niños más disfrutan. ¿Sabéis cuáles son los juegos que más les gustan?

Los set de construcción son un clásico básico, aquí tenéis un buen ejemplo con Block Planet para que la imaginación se les active hasta el infinito.

Otro ejemplo es Block Planet Casita Infantil: ¡que vuele la imaginación!

Concluyendo, si ves a tu hija gozar de tener su espacio, y divertirse con un juego te recomendamos  observar, analizar y disfrutar porque está desarrollando autonomía y elaborando rutas de aprendizaje.

Pero si tu niño está deseoso de estar contigo o es uno de los momentos del día que puedes dedicar a estar con él, no lo dudes y juega todo lo que puedas porque lo necesita y repercutirá de forma positiva en su equilibrio emocional. Siempre.

La virtud está en el término medio.