Un bebé en casa

Publicado el : 17/06/2019 16:28:48
Categorías : Celebraciones

Un bebé en casa

Ya está aquí, ya llegó, el más peque de la casa aterrizó. ¿Un bebé? Sí, un bebé. ¡Qué mona, qué bonito! Tenemos todo listo: la minicuna, la cuna, el cuco, el canasto, la silla, la silla del coche, el carro, la ropita, la bañerita, los peucos, las manoplas… ¿Y el libro de instrucciones? Uppsss, se les ha olvidado, ¿no?, no lo veo por ningún sitio. ¡Ay!, amiga, querido, eso no viene incluido. Entonces, ¿qué hacemos? Que no cunda el pánico, si sois padres primerizos los vamos a dar una serie de pautas y recomendaciones que aliviarán vuestros primeros días, semanas, meses, años… ¡no te pases!

En primer lugar, ¡relax! Todo el mundo va a opinar sobre tu bebé, lo que lleva, lo que no lleva, el chupete, si le das pecho, si no, si duerme así o asá pero en serio, ¿quiénes son los padres? Vosotros, desde el corazón sois los que mejor sabéis lo que le puede ir bien a vuestro bebé si conectais con esa cosa que tenemos todas las personas dentro y que es la intuición, el sentido común y ante la duda: la consulta al personal sanitario que puede ser de apoyo, como médicos y enfermeras.

Aquí os dejamos un manual básico en caso de necesitar asistencia, según las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría (APE):

  1. Durante los primeros meses es recomendable que el bebé permanezca en la habitación de los padres
  2. Aún así, podéis preparar su nueva habitación, que será el espacio donde jugará y dormirá, diferenciándose una zona del cuarto para cada acción. Si es posible, ubicad la habitación próxima a la vuestra
  3. La temperatura debe oscilar alrededor de 22 ºC durante el día y alrededor de 18 ºC por la noche
  4. La cuna debe colocarse en una esquina o rincón de la habitación, lejos de fuentes de calor o frío excesivas, así como de la ventana, evitando la exposición a corrientes de aire.
  5. La bañera debe ser resistente, con una estructura estable, realizada con materiales no tóxicos. La forma de la bañera debe facilitar al niño la posición de sentado, reduciendo el riesgo de resbalar bajo el agua.
  6. La trona es muy importante en los primeros años del niño, sobre todo a la hora de comer. El niño debe poder sujetarse mediante correas que permitan sus movimientos garantizando su seguridad.
  7. Actualmente existen multitud de cochecitos que, sobre un mismo chasis, pueden adaptar el capazo, el asiento y la silla de seguridad mediante un cambio de accesorios. El número de ruedas puede variar entre 3 y 4, pudiendo ser dobles o sencillas, giratorias o fijas, con variedad en tamaño incluso en el mismo cochecito.
  8. El chupete puede recomendarse a partir del mes de vida, siempre que ya se haya establecido la lactancia materna, ya que se ha observado que puede reducir el riesgo de muerte súbita.
  9. El cuello de la tetina debe ser mucho más grande que la boca del niño e incluir un orificio para el paso del aire.
  10. La anilla no debe separarse de la tetina aunque se ejerza una fuerte tracción.
  11. Es necesario prestar atención al riesgo de asfixia ya que la tetina podría quedarse al fondo de la boca, obstruyendo la vía respiratoria.

Los chupetes

Los chupetes pueden ser de látex o de silicona. Los de látex o goma natural son resistentes, blandos y elásticos. Con el uso pueden hincharse y absorben olores. Los de silicona son también blandos y elásticos pero no absorben olores ni sabores y su forma se mantiene inalterable. Antes de su primer uso es necesario esterilizarlo en frío o en agua hirviendo. Debe guardarse en un chupetero limpio y seco. Es conveniente sustituirlo en uno o dos meses. No se debe impregnar la tetina en sustancias dulces o jarabes que favorezcan las caries. Así que eso de impregnarlos en miel o azúcar o bañarlos en zumo, ¡NO!

Es recomendable quitar el chupete antes de los 3 años de edad, si no cada vez es más complicado y la dependencia mayor.

El tema sillas de coche es complejo así que os dejamos un resumen. Todo niño debe viajar en automóvil sujeto a una silla de seguridad acorde a su peso y estatura. La edad es un dato orientativo. Las sillas deben estar homologadas: deben tener una etiqueta que lo certifique, especificando los siguientes datos: marca y nombre del fabricante, norma de referencia, peso autorizado del niño, número de homologación, número progresivo de producción desde que se concedió la homologación, leyenda que indique la compatibilidad de la silla con los vehículos (universal, universal isofix, semi universal o específico), código internacional que indica el país que ha concedido la homologación, correspondiendo la E a Europa y el número al país. La normativa de seguridad vial especifica que todas las personas con una estatura inferior a 135 centímetros deberán utilizar obligatoriamente un dispositivo de retención homologado adaptado a su talla y peso.

Los SRI se clasifican en cinco grupos:

• Grupo 0 (de 0 a 10 kg): capazos de seguridad para los recién nacidos. Se colocan en sentido transversal en los asientos traseros. El sistema va sujeto con los cinturones de seguridad. En el interior del capazo hay arneses para retener al bebé, que va tumbado y con la cabeza hacia el interior.

• Grupo 0+ (de 0 a 13 kg): pueden utilizarse hasta aproximadamente el año de vida. El bebé va sujeto mediante arneses. Pueden colocarse en el asiento delantero o trasero, pero siempre en sentido contrario a la marcha. Si se colocan en el asiento del copiloto es obligado desconectar el airbag, ya que su activación lesiona e incluso puede asfixiar al bebé. En esta colocación también se debe retrasar al máximo el asiento con el fin de alejar al bebé del salpicadero. Si se colocan en los asientos posteriores, utilizaremos el central para minimizar las posibles lesiones en una posible colisión lateral. La silla se fija al automóvil con el cinturón de seguridad, y el bebé va sujeto por un arnés de 5 puntos.

• Grupo 1 (de 9 a 18 kg) y grupo 2 (de 15 a 25 kg): deben colocarse en los asientos traseros, en el sentido de la marcha del vehículo, o en el delantero sin airbag. Se ancla al automóvil mediante el cinturón de seguridad o anclajes isofix.

• Grupo 3 (de 22 a 36 kg): deben colocarse en los asientos traseros, en el sentido de la marcha del vehículo o en el asiento delantero sin airbag. Los tipos de anclaje de la silla pueden variar pero, en cualquier caso, un montaje incorrecto no garantiza la seguridad del niño ni de los acompañantes. Siempre debemos comprobar que la silla esté bien anclada al asiento del coche y que no se mueve nada, incluso en aquellos viajes en los que no está siendo utilizada.

A modo de recordatorio, nunca debéis colocar cerca de la cuna objetos que puedan caerse sobre el bebé y tampoco adornar la cuna con cintas que supongan peligro para éste. Los juguetes deben permanecer fuera de la cuna siempre.

¿Y qué más?, pues a vivir la experiencia más maravillosa con vuestro bebé. ¡Enhorabuena!